El ‘body’ como nueva prenda fetiche

E

Es femenino, es versátil y, sobre todo, es cómodo. Si hubiese que escoger tres adjetivos que definiesen las cualidades de esta prenda, sin duda alguna las anteriores serían las más acertadas. Lejos quedan ya los días en los que el body quedaba relegado a un segundo plano como mera prenda interior. En los últimos años, sus diseños han evolucionado hasta convertirlo en uno de los must have de nuestro armario. Su simpleza no hace más que elevar el status de prenda camaleónica y su discreción lo convierte en una de las prendas más efectivas que existen.

1

Más allá de lo que creemos, los bodies no son esa prenda complicada que hace imprescindible una anatomía envidiable  para poder lucirla. El truco está en encontrar aquel corte que más favorezca a nuestra figura y nos aporte seguridad. Ante todo se trata de que nos haga sentir bien cuando lo llevemos puesto. Se adaptan como una segunda piel estilizando y definiendo nuestra silueta. El body entalla y enfatiza las curvas aportando un toque chic a nuestros looks. Aun así, siendo precavidas, siempre existen pequeñas artimañas de estilismo que conseguirán convencerte de que esta prenda se convierta en tu nuevo fetiche. Basta con combinarlo con un pantalón o una falda de talle alto para hacer resaltar la figura sin miedo a complejos. De esta forma, no sólo conseguirás ocultar un abdomen un poco abultado sino también comprimir tus caderas para verte más delgada. Además, también puedes combinarlo con una blazer con un resultado muy favorecedor.  Y es que el body es una de esas prendas ‘todoterreno’ aptas para todo tipo de situaciones.

2

Experimenta con distintos tejidos y patronajes para encontrar siempre el toque ideal. Puedes llevarlos con pitillos, con pantalones palazzo, con faldas,… ¡incluso con esmoquin!  Su minimalismo lo convierte en ese trocito de discreta perfección que permite arriesgar con alguna que otra extravagancia en el resto de piezas componen nuestro look. Pero eso no significa que no debas tener cuidado a la hora de combinar. Si tu opción es un body estampado o con encaje lo mejor es apostar por prendas monocromáticas y no sobrecargar el outfit con otro print.

Para un look más casual, los bodies con prints llamativos pondrán el toque diferente. Topos, rayas, flores y motivos geométricos aportarán el efecto gráfico que defina nuestra silueta. Para un evento formal, las transparencias y el encaje pondrán el toque de sensualidad para un resultado original. El negro será siempre un aporte extra de sensualidad, bien combinado con otros tonos o en un perfecto total look, y la blazer será siempre tu aliada perfecta como toque final.

 

650_1200
photocall-entero-620x931

Sobre el autor del artículo

Nuria

Periodista y fotógrafa de profesión, en mi bolso nunca faltará una cámara con la que poder hacer de coolhunter en mi tiempo libre mientras me pierdo por las calles de cualquier ciudad.
Adicta a los escaparates y especialista en memorizar los catálogos de cada temporada. Mi reto de cada día: buscar nuevas combinaciones en mi fondo de armario. Fiel a los toques personales y defensora de que la moda no tiene por qué estar reñida con el bolsillo, el truco está en elegir el complemento adecuado.
Actualidad y Moda constituye toda una aventura en la que entremezclar mis pasiones con el mejor de los resultados y explotar al máximo mi creatividad compartiendo gustos y opiniones.

Añade un comentario nuevo